Memoria Familiar y el Testamento de los Zabalza

El autor del libro «Vuelta del Castillo, Memoria Histórica y Familiar», José ignacio Lacasta Zabalza  se extiende en las descripciones de la Pamplona de los años 36 y de los personajes que iniciaron el golpe en Navarra (ha sido revelador para mí, ya que la desconocía, la personalidad de Antonio Lizarza, organizador del requeté navarro, jaimista reconocido y activista en el golpe y durante la guerra civil),  así como la política de oscurantismo, opacidad y desmemoria de la represión llevada a cabo en pueblos y ciudades de Navarra: Pasar después a la memoria familiar primero y a la significación que le sugiere el documento del  testamento de los Zabalza, tema prioritario del libro. Empieza por sus padres…

“… Miguel Lacasta Echauri y Milagros Zabalza Moral, nuestros padres sabían que eso y mucho más había pasado en esos verdes paisajes de los glacis y fosos de la fortaleza, y nos formularon cuando niños unas duraderas proposiciones sobre esos sucesos:

a) en la Vuelta del Castillo se fusiló con frecuencia y no solamente en 1936-1939

b) se eliminó a los enemigos del régimen simplemente por el hecho de serlo o por tener ideas diferentes, lo cual es un crimen monstruoso

c) lo peor de todo fueron las personas que madrugaban para ver en directo tan horrible espectáculo, quienes, además, luego iban a oír misa, a tomar chocolate con churros o a las dos actividades

d) cuidado con quién se comenta estas cosas, que nunca falte la debida prudencia. El antifranquismo que vivimos desde niños en nuestra casa es un tesoro moral impagable. Y también el consejo de guardar discreción y una cierta clandestinidad ante los partidarios del franquismo.

 Y continúa concretando sus recuerdos de los parientes, Zabalzas, Fermín, Sandalio, las hermanas Feli y Rosario y de nuevo de sus padres  Milagros Zabalza y Miguel Lacasta. De estos se extiende tanto por los oficios y trabajos de su padre como por las relaciones con la familia de su madre Milagros.  Miguel Zabalza Echauri: era moderno a carta cabal, abierto a las innovaciones de todo tipo, pero como nacionalista vasco quería nuestras tradiciones, nuestra lengua, música, y la política de algunos dirigentes navarros del PNV, no solamente de Manuel Irujo, que aunaba en su proyección la cultura democrática republicana, sino también de los políticos menos conocidos como Doxandabartz de Tafalla. La hostilidad de los Zabalza hacia mi padre se resumen: no pertenece a la clase terrateniente, el destino de la burguesía urbana es que  establezca sus alianzas matrimoniales entre sus hijos e hijas y no salga de ahí, de ese círculo social, además es un ser que vive de su trabajo, lo cual es poco y sospechoso para la mente de un gran propietario, aunque sea una actividad rentable y, para rematar la faena, esto pesó muchísimo, es un antifascista, republicano, aliadófilo, afrancesado y… nacionalista vasco.

Lugar de la casa de los Zabalza:

Los Zabalza de la calle del Carmen invirtieron en 1936 su nada pequeño esfuerzo militar en el Requeté de Lizarza, Solchaga y Beorlegui, para que triunfase la dictadura de Franco… Valeriano podía presentar en sociedad el sacrificio, terrible de dos de sus hijos. Sandalio fue combatiente…. y alcanzó un alto grado en el escalofón por méritos de guerra. Vale(riano) combatió en varios frentes, como le contaba en Sigüenza y Asturias…, creo, no estoy muy seguro que alcanzó el grado de suboficial.

Pero un señor ( se refiere a Valeriano Zabalza Ilundáin, su abuelo) que combate políticamente la legítima república, apoya el 18 de julio de Mola y a sus armados requetés compañeros de partido, tiene un cargo dirigente en la dictadura de Franco, Teniente de Alcalde nada menos, y ejerce de concejal, es un producto genuino, en su dimensión carlista claro está, del franquismo aposentado. Desde ahí podemos aproximarnos a lo que pasó en el Ayuntamiento de Pamplona. Del que fueron asesinados, algunos desaparecidos, por ”el escarmiento” de Mola y los requetés, los siguientes cargos electos y concejales “Florencio Alfaro Zabalalegui, Greorio Angulo Martinena, Corpus Dorronsoro Arteta, Víctorino García Enciso, José Roa García, Mariano Sáez Morilla y Amadeo Urla Aramburu.

Finalmente se atiene al Testamento de su abuela, viuda de Valeriano Zabalza, que había heredado de su esposo el tal don Valeriano Zabalza Ilundáin: la herencia se adjudica en sextas partes… a los 4 hermanos y 2 hermanas de Milagros Zabalza Moral,del que queda excluida ella, la séptima hermana Milagros Zabalza, madre del autor del libro, casada con Miguel Lacasta del que se le nombra en otro lugar sólo para que no pueda disponer en caso de muerte de su mujer de casi nada de lo que se les deja a sus hijos y  “no hablamos de unos miles de pesetas, sino de millones, muchos millones” en tierras, varias fincas urbanas,  casas, tiendas…

Añade una confesión en relación a los hermanos/as de su madre “los Zabalza contra mis padres, dado que el abuelo no desheredó a su hija ni dispuso nada contra su yerno, pueden arguir que nunca argumentar, dos hipotéticos motivos:

A) que mis padres se casaron por amor y no siguieron las indicaciones matrimoniales de acumulación de robadas de la casa de los Zabalza

B) la ideología de mi padre, que era republicano, antifascista y nacionalista vasco…..

Cualquier de las dos vías de rechazo que elijan…son en profundidad inmorales y hoy día anticonstitucionales. Y, tras estudiar y conocer por primera vez el, a partir de ahora desde luego, famoso testamento de los Zabalza, me siento muy orgulloso de las posibilidades a) y b) escogidas por mis padres: amor y República, que es todo el programa de una vida

Y reflexionando sobre la situación de posguerra… deduce cómo debió redactarse el testamento de su abuela: las sospechas sobre algunos Zabalza y desde luego las posibilidades de manipulación jurídica en un ambiente sociopolítico por el que los franquistas y algunos Zabalza lo eran, detentaban  el control de notarios, concejales…, administración franquista en general que favorecían de forma radical a sus partidarios negando cualquier derecho a los señalados como enemigos del régimen.

Al libro se añaden dos anexos de los testamentos familiares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *