Poemas de «El Diario de Djelfa», Max Aub, 1

Por el momento dos poemas de los primeros del libro:

1. ALTA CALANDRIA FIJA

Alta calandria fija

Que trajiste las albas,

Clavillo pasajero

Que tienes sostenida,

Abrazadera viva,

A la luz trasvolada.

Inventora del gorrión

Y del verderón,

Son de futuros ardores,

Alta calandria en pío,

Si cantas amores

No te entenderemos, no.

Clarín matador del frío,

Estrella de la mañana,

punto comenzal del sol

Gozne gozoso del día

Y botón de si bemol;

Despierta de los esclavos,

Son de futuros ardores,

Quicial alado de voz:

Si cantas amores

No te entenderemos, no.

 

7. LOS ROEDORES DE HUESOS

En hoyancas, al cielo siempre abiertas,

Del cocinar inmundos vertederos,

Mondo amontijo, y amarillos ceros,

Carcavinan camellos; huesas yertas.

Mantas por todas vestiduras tuertas

Los jamerdados, esqueleto en cueros,

Uñas y dientes, únicos aperos,

Acurrucados roen cales muertas.

Hambre a muerte rayendo, el mundo espejan

Que a esto les trajo. Pues, gusanos, yedras,

Hieden pardos royendo sus entrañas.

Mordiendo sus carcomas, jugo en sañas,

De hombres a hienas, miserables, cejan.

No reconcomen tierra, sino piedras

25-12-41

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *