Poemas de «El Diario de Djelfa», Max Aub y 3

16 OTRO ECO

En la noche los hombres en el suelo
Ateridos y tosiendo.
Ladran perros
A lo lejos.
Noche llena,
Entraña negra,
Frío de adentro,
Frío del cielo
Que ca lento.

Prohibido hacer fuego.
Las estrellas son de hielo.

Los hombres tosen;
Como si contestaran, los perros ladran
A lo lejos.
Lúgubre juego.

21-2-42

 

34. SALMO CXXXVII

Junto a los ríos del desierto oscuro,
Ríos de verdad y de sed
Lloramos a España muerta,
La que fue.

“¡Si me olvidara de ti, ¡oh España!,
Mi diestra sea olvidada!”
¡Viento, si muero
Lleva mi polvo
Más allá del Estrecho!

Todo lo que canto
Todo lo que canta,
Desierto esclavo,
Se llama España.
Lo perdido,
Más vivo.

¡Extranjeros, vosotros
Que dormís en nuestras camas!
¡Españoles nosotros,
Polvo y tierra de España,
Extranjeros
En las arenas del Sáhara!

Junto a los ríos del desierto oscuro
No lloramos, no.
¡Llorar es de tontos,
Aguantamos, España, aguantamos
Y te esperamos!
¡Ay, extranjeros que dormís en camas,
En la España nuestra!
¡Cada grano de arena
Clavo ardiendo se os vuelva!

( Sigue  exaltando lugares geográficos de España: Madrid, Castilla, Valencia; ríos Guadiana, Esgueva; Vigo, Coruña y Cartagena…, Bilbao, Lécera; para acabar….)

¡Ay viento, si yo muero,
Lleva mi polvo
Más allá del Estrecho!

4-4-42

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *