Otras grandes obras teatrales de Max Aub, 2

Otras grandes obras teatrales de Max Aub, 2

     De Acotaciones, RESAD, entresaco el argumento de otra grande de su obras:

«La Vida conjugal», 1942

     Su fábula nos remite a una persecución policial por motivos políticos, que deriva en un crimen. A la casa del matrimonio formado por Ignacio y Rafaela, llega un antiguo compañero, Samuel, sindicalista y revolucionario en peligro, que va a huir por mar y pide refugio por unas horas. La situación del matrimonio es difícil, pues Ignacio es un escritor que no termina de ser reconocido, pero que pasa todo el tiempo sobre el papel, mientras su mujer se encarga de todas las tareas cotidianas, hecho que le amarga y por lo que está en constante actitud de reproche hacia su marido. A poco llega otro compañero del curso, Rubio, que, bajo la apariencia de un interés casual, procura recabar información de la llegada de Samuel. Es un policía, quizás un chivato o delator a sueldo. En ausencia de Ignacio, en el curso de la pelea entre los otros dos hombres, Rafaela mata a Rubio. Se plantea la necesidad y el problema de deshacerse del cadáver. Ignacio es cobarde, su mujer, resentida, porque él tiene una amante. Finalmente, tras pasar de una casa, la propia, a la de la amante, y regresar, parece que el cadáver ha sido evacuado y que Samuel saldrá inmediatamente en el barco que le espera. Sin embargo, la policía ha seguido todos sus pasos y aparece de nuevo en el domicilio de Ignacio y Rafaela; ante las preguntas y las evidencias, la esposa reprocha a Ignacio (que acusa del crimen a Samuel, muerto antes de abordar el barco) su cobardía y declara que ha sido ella quien ha matado a Rubio, con lo que se siente profunda y definitivamente liberada de la miseria moral y de la angustia psicológica en que vivía.

«No» (1952)

     La obra lleva el lema de Napoleón: “La razón de estado ha reemplazado en los tiempos modernos al fatalismo de los antiguos”. El escenario es la estación de Altberg, en Alemania, línea divisoria entre norteamericanos y rusos. A cada lado de la línea se acinan hombres y mujeres a la espera de que se solucionen sus destinos por los funcionarios, cada uno al servicio de un sistema ideológico diferente. La acción salta de un lado al otro de la línea divisoria (el escenario está dividido) y al final el espectador acaba perdiendo conciencia de la línea divisoria, porque está asistiendo a ambos lados al mismo drama: la destrucción del individuo. Dos sistemas ideológicos diferentes, pero con el mismo resultado en el tratamiento del individuo: el individuo termina siempre siendo destruido por el sistema, sea el que sea. La única salvación es que el individuo prescinda del sistema.

 

Añado otra de sus obras muy valorada, aunque esté entre sus obras en un acto.

«De un tiempo a esta parte» (1939)

     Escrito en París, este monólogo abre el ciclo de teatro comprometido y testimonial de Max Aub. Es una de las obras maestras del género del teatro occidental del siglo XX. Es un caso excepcional de teatro épico, raras veces cultivado en la forma dramática de monólogo. El héroe es protagonista, agonista y coro a la vez. Es una mujer de sesenta años que habla, habla y habla desde el fondo insondable de su soledad y su miseria, desde el fondo mismo del infierno, de noche, en Viena, en 1938. Habla a su marido muerto en Dacha y habla a sí misma, “pues para mí los otros soy yo y los muertos”. Habla de sí, de su tragedia y de los muertos, y esta tragedia vuelve a revivir mediante la palabra de forma desgarradora: La tragedia alucinante de una familia, de una nación, de todo el mundo, de la condición humana, en un momento de la historia concreta. Cada palabra lleva dentro de sí el poder de la acción y provoca en el espectador la piedad y el horror de las grandes tragedias. Mediante la sola palabra, sin artificio, cobran vida en la escena hombres, niños, masas, crímenes, crueldades, etc., etc. Cuando la protagonista, Emma, termina de hablar, con un grito de esperanza, el espectador ha revivido mediante la palabra desnuda todo un drama con una acción completa y compleja.

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *