«Pobre poeta», Czeslaw Milosz

 

De Voces de la pobre gente, poema largo situado en su parte central con hasta 6 apartados elijo uno referido a la labor del poeta:

Pobre poeta:

«El primer movimiento es canto,

Una voz libre que llena las montañas y los valles.

El primer movimiento es alegría,

Pero nos la han arrebatado.

 

Y después de que los años hayan cambiado la sangre,

Y que mil sistemas planetarios nacieran y murieran en el cuerpo,

Yo, poeta astuto y enojado, sigo sentado,

Con los ojos entrecerrados maliciosamente,

Y sopesando la pluma en la mano

Planeo la venganza.

Acerco la pluma, y echa brotes y hojas, se cubre de flor,

y el olor de este árbol es desvergonzado, porque allí, en la tierra real

no crecen árboles así y el olor de este árbol

Es como una afrenta infligida a los que sufren.

Unos se refugian en la desesperación, que es dulce

Como el tabaco fuerte, como un vaso de vodka en la hora de la perdición.

Otros incluso encuentran la paz en idolatrar la patria,

Que puede ser muy longeva,

Aunque no mucho más de lo que es aún el siglo diecinueve.

A mí me ha sido dada la esperanza cínica,

Porque desde que abrí los ojos no vi nada excepto resplandor y matanza,

Excepto agravios, humillaciones y ridícula infamia de los vanidosos.

Me ha sido dada la esperanza de vengarme de otros y de mí mismo,

Puesto que yo era el que lo sabía

Y que no extrajo ningún provecho para sí mismo.»

 

      Los dos últimos poemas, de la primera parte de su vida, se refieren directamente a lo que el autor es testigo: la destrucción de Varsovia, el sufrimiento, la muerte. Pese a las desgracias, el poeta cree en la salvación está en la esperanza para lo que hay que abrir bien los ojos, pero sobre todo los ojos del alma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *