Los sublevados en Navarra, libro de J.I. Lacasta Zabalza

Ya en la introducción del libro «Vuelta del Castillo, Memoria Histórica y Familiar»,  el auto, José ignacio Lacasta Zabalza indica (Pág 19) que “La presente indagación tiene una doble finalidad explícita en su despliegue:

  1. a) por su dimensión ideológica-política quiere manifestar las características en Navarra de la política fascista del golpe del 18 de julio de 1936; y muy en concreto poner de relieve la alianza del carlismo jaimista con el general Mola y su aciago papel en la consolidación del franquismo
  2. b) en estrecha vinculación con lo anterior, pues es la pantalla social en la que se proyectan estos sucesos familiares, rescatar la integridad moral de mis padres, sobre todo de Miguel Lacasta Echauri, desheredados con un intento de humillación escrito, y por fortuna nunca logrado, el El testamento de los Zabalza.

Aquí me referiré a sus aportaciones respecto al primer punto: política fascista del golpe de estado:

“La violencia de Navarra que aquí se estudia se ejerció contra personas republicanas, de izquierdas, sindicalistas y nacionalistas vascos, entre otros lugares en la Vuelta del Castillo de Pamplona; tales fusilamientos formaban parte de una estricta planificación de esos crímenes políticos que tenían como fin desarticular la organización de una sociedad democrática nacida, y en potencia fuerte, del seno de la propia República. (Pag. 12 y ss). Foto: parada militar el 18 de julio de 1936

Una tema importante  sobre el que aporta muchos datos es el del carlismo, su implicación desde mucho antes del golpe del 36, las andanzas y actuaciones de Antonio Lizarza: «Hay un libro de obligada lectura para todo navarro que historie o ejerza la memoria, que es Memoria de la conspiración 1931-1936, de Antonio Lizarza Iribarren. El que lo escribe fue jefe, organizador y alma del Requeté, la estructura militar de los carlistas.» … (Pág 59) Con la divisa propia del catolicismo tradicional español, bendecida por los sacerdotes del requeté en sus numerosas parroquias citadas por Lizarza (Exquiroz, Noáin, Abárzuza, etc….): el fin de la Cruzada como le llama el mismo Lizarza, siempre justifica los medios. Y, entre estos, los predilectos son las armas de fuego. Para el año 1932 ya habían hecho uso de las pistolas, asaltado la Casa del Pueblo socialista, promovido broncas con todas las izquierdas locales y hasta eran unos maestros en politizar las fiestas, los Sanfermines. Según relata el historiador Fernando Mikelarena, en plenos Sanfermines, el Diario de Navarra del 7 de julio de 1832 publica un escrito titulado “Notas tradicionalistas. Los Sanfermines y sus presos”. Va firmado por la Comisión pro-presos; en él se piden donativos en metálico o en especie para los carlistas encarcelados (dos hermanos Del Burgo y el dirigente requeté Generoso Huarte entre otros).

“Los pelotones de fusilamiento de la Vuelta del Castillo estaban compuestos por soldados de reemplazo o por voluntarios (de los falangistas lo sabemos por sus camisas azules y el testimonio de Laín Entralgo, así como de los requetés por sus boinas rojas, uniformes y numerosos testigos de acción criminal). Pero ¿quiénes elaboraban las lista de las personas a eliminar en Navarra? Desde luego había cerebros designados con anterioridad al golpe faccioso, y ahí está la orientación de ese Instrucción reservada…  ( se refiere a la de Mola), luego está la praxis, la práctica, pues esas listas podían ampliarse sobre la marcha mediante un mecanismo ágil de denuncias y denunciantes como se verá en algún momento de este libro. Y más tarde se colocaba encima un manto de legalidad en algunos supuestos: en los Consejos de Guerra que mataban por auxilio a la rebelión a quienes justamente jamás se revelaron, con uniformada sentencia pronunciada por unos desleales que estos sí se alzaron en rebeldes armas contra la legítima Constitución de 1931.

(En cuanto al segundo punto, le dedico otra entrada: Memoria Familiar, el testamento de los Zabalza, para ser consecuente con la denuncia directa y original del libro y su autor).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *